La filosofía y las ciencias

Esta tarde les compartimos un artículo escrito por el alumno Erick Santos Páez. Actualmente cursa el cuarto semestre de nuestra licenciatura y sus áreas de interés son la Teodicea, la Filosofía de la Religión y el estudio del pensamiento filosófico prehispánico.

 

 

 

La filosofía y las ciencias

Actualmente la sociedad recibe las respuestas de los científicos como “divinas”, se le da mucha importancia a las opiniones de los hombres de ciencia como autoridades supremas en temas diversos. Mientras que a la filosofía se le ha desvalorado e ignorado en las esferas comunes de la sociedad por considerarla muy abstracta o en otra palabras irreal, casi siempre se le toma con una actividad pasada de moda, difícil y llena de callejones difíciles de salir. Las respuestas a los problemas que presenta el mundo del ser humano son resueltas por las ciencias particulares de modo aislado, esto da pie a una pregunta: ¿Puede haber una respuesta unitaria de la realidad?

En sus inicios ciencia y filosofía permanecían unidas sin haber distinción profunda, la cognoscibilidad de lo real así como los principios epistemológicos estaban unidos en la búsqueda unitaria de la verdad sobre la realidad, cuando en la edad moderna se hizo patente la separación epistemológica entre ambas se empezó a valorar con más primacía a la ciencia experimental que presentaba resultados pragmáticos. Sin embargo al separarlas no se abrieron las posibilidades del conocimiento sino se fragmentaron y más aún se cerraron. Analógicamente las ciencias particulares hacen la labor del revolver de microscopio, acercan la realidad para ser conocida porque es tan compleja como para abarcarla completamente de manera efectiva, era necesaria pues la distinción y separación de las ciencias para conocer a profundidad empírica la realidad en su constitutivo material. Pero al quedar allende la filosofía de las construcciones científicas, éstas empezaron transpolar sus conclusiones, reducir los límites epistemológicos y a violar sus propias reglas metodológicas con ciertos aires de superioridad[1], como los científicos Richard Dowkins o Steve Howkins que en algunos de sus libros concluyen de manera acientífica la inexistencia de Dios o su no necesaria existencia en razón de sus postulados epistemológicos cientificistas.

Cada ciencia posee un determinado objeto de estudio que delimita su investigación y orienta el uso de sus instrumentos y métodos, así el objeto de estudio de la filosofía es en su aspecto material es la totalidad de la realidad y en su aspecto formal en cuanto a sus causas últimas, es decir una búsqueda del conocimiento completo y unitario mientras que cada ciencia tiene un objeto más limitado y especializado por ejemplo la historia estudia al hombre en cuanto a su obrar en el pasado y sus repercusiones en el presente. Dado que son diversos niveles en los que el hombre conoce la realidad, la filosofía y la ciencia se complementan mutuamente porque la segunda requiere de la primera para sentar sus bases epistemológicas, lógicas y ontológicas para hacer su ciencia, más la filosofía no puede concluir nada sin considerar los resultados de las ciencias, porque requiere de estos para elaborar sistemáticamente la estructura de la realidad en cuanto tal.[2]

Ya que el conocimiento es una representación de lo real, separar ciencia y filosofía sería reducir el conocimiento mismo, la tarea de la filosofía es primeramente dar las bases lógicas y epistemológicas de la ciencia y en segundo lugar integrar los resultados, componiendo holísticamente el mapa del saber de modo que se presente una verdadera universitas scientiarum sin detrimento ni discriminación de ninguna.

Existe una reflexión en torno a la ciencia de parte de la filosofía llamada filosofía de la ciencia porque en sí misma requiere de un análisis sobre sus fundamentos para aclarar su papel en el pensamiento humano, especialmente en el siglo presente en el que los avances científicos han tocado aspectos fundamentales como la vida humana (eugenesia, aborto, eutanasia) o la tecnología armamentista (armas biológicas, nucleares, etc.). ¿Cuál será entonces la ciencia que estudie a la ciencia en sí misma, en cuanto sus causas y sus repercusiones? Sin duda alguna la filosofía en sus distintas ramas como la epistemología, la lógica y la ética, la filosofía es entonces por conclusión un saber unitario necesario para el conocimiento del hombre.

[1] Cfr. ARTIGAS Mariano, La filosofía de la ciencia, EUNSA, Pamplona, 1992, p. 139

[2] Cfr. MELENDO Tomás, Introducción a la filosofía, EUNSA, Pamplona, 2001, p. 128-130

Recibe las últimas noticias de la facultad:

Reconocimiento de validez oficial de estudios
SEP RVOE 2022139

Consúltalo aquí

Ubicación
Instalaciones del Instituto de la Vera-Cruz
Sur 31 #272
Entre Oriente 4 y 4-A
Orizaba, Veracruz

Teléfono
01 (272) 72 403 92, ext. 119
01 (272) 72 426 24

Categorías

Follow me on Twitter @CESGUIN